Ajedrez, Noticias, Partidas

Boleslavsky-Geller 1953: errores en la Siciliana Dragón

Juan A. R. ParraTraigo en este nuevo artículo sobre el Torneo de Zúrich 1953 una partida jugada entre dos maestros soviéticos, Boleslavsky y Géller, que, casi como cualquier Siciliana que se precie, no puede dejar indiferente a nadie. Además, las negras plantean la Variante del Dragón con los habituales enroques en flancos opuestos, y la carrera por llegar hasta el rey enemigo está servida. Sin embargo, entre tal cúmulo de variantes y complicaciones tácticas, Bronstein no acierta con sus comentarios, ya que según él las negras llevaron la batuta de la partida casi todo el tiempo, cuando prácticamente las blancas tenían en su mano destrozar el enroque negro con el avance h4-h5.

Boleslavsky-Géller, Zúrich 1953

La Variante del Dragón de la Defensa Siciliana era bastante habitual en los años 40 y principios de los 50.

Fischer en Portoroz, 1958.Fischer en Portoroz, 1958. Fuente: Douglas Griffin.

Sin embargo, posteriormente cada vez se empezó a ver menos, en parte debido a los éxitos de Fischer, el primero de ellos con 15 años contra Larsen en el Interzonal de Portoroz (Eslovenia) 1958. Como él mismo comentaba al analizar dicha partida en «Mis 60 mejores partidas» (partida nº 2) tras la jugada 16.Ab3:

«Yo estaba convencido en ese momento de que la partida estaba chupada. Podría ganar docenas de partidas en idénticas condiciones y mi ciencia en estos casos es bien sencilla: abrir la columna torre rey a toda costa, sacrificio, sacrificio…, ¡y mate!»

O bien en el Torneo de Candidatos en 1959 (Bled, Zagreb, Belgrado) contra Gligoric (nº 13 de su libro), partida en la que después de entregar el peón ‘h’ para abrir la columna, realiza un sacrificio de calidad con 26.Txh5! y señala:

«He hecho este sacrificio tan a menudo que tengo la sensación de que la patente me pertenece.»

Desde luego, esto es una exageración por parte de Fischer, ya que no creo que haya realizado dicho sacrificio más de unas pocas veces en partidas de torneo…

Por otra parte, es curioso que en el Torneo de Zúrich se plantearon, no unas pocas, sino muchas más partidas con 1.d4 que con 1.e4. De hecho, del total de 212 partidas, en sólo 43 de ellas las blancas abrieron con 1.e4. Las aperturas se repartieron de esta forma:

  • 1. d4, 144 partidas:
    • Gambito de Dama Rehusado, 11.
    • Defensa India de Rey, 41
    • Defensa Nimzo-India , 40
    • Defensa India de Dama, 12.
    • Defensa India Antigua, 7.
    • Defensa Grünfeld, 6.
    • Defensa Tarrasch/Semi-Tarrasch, 5.
    • Defensa Eslava, 4.
    • Defensa Catalana, 4.
    • Defensa Holandesa, 3.
    • Gambito de Dama Aceptado, 3.
    • Defensa Benoni Moderna, 2.
    • Otras (Volga, Londres, etc.), 6.
  • 1. e4, 43 partidas:
    • Defensa Siciliana, 23.
    • Apertura Española, 11.
    • Defensa Francesa, 6.
    • Defensa Caro-Kann, 2,
    • Apertura Italiana, 1.
  • Apertura Inglesa, 21 partidas.
  • Ataque Indio de Rey, 4 partidas.

Como se puede ver, la India de Rey y la Nimzo-India fueron las estrellas del campeonato…

De Géller ya hablamos en la partida Géller-Gligoric de la 11ª ronda, así que veamos algo del jugador que llevaba las blancas en esta partida.

Isaac Boleslavsky

Boleslavsky

Isaac Yefremovich Boleslavsky (en ruso, Исаак Ефремович Болеславский, 1919-1977), gran amigo de Bronstein desde joven, fue uno de los destacados de su generación, pero no logró brillar tanto como éste y otros grandes monstruos de la época: Botvínnik, Keres, Géller, Reshevsky, Petrosián, etc. Además, a partir de los años 60 prácticamente ya no compitió y se dedicó más a labores de entrenador, analista de aperturas y escritor.  Por si fuera poco, falleció a los 57 años, tras una desafortunada caída que le provocó una fractura de cadera, y con tan mala suerte que en el hospital contrajo una infección fatal…

Sus primeros logros ajedrecísticos comenzaron a los 14 años, cuando en 1933 se proclamó campeón escolar de Dnipropetrovsk (una de las ciudades más importantes de Ucrania). Tres años después, a los 17, finalizó 3º en Campeonato Junior de la URSS 1936 en Leningrado. Y a los 19 años ya ganó el Campeonato de Ucrania 1938, título que repetiría en 1939 y 1940. Con su victoria en el campeonato nacional obtuvo el título de Maestro Nacional, y le dio derecho a participar por primera vez en el XII Campeonato de la USSR 1940, donde finalizó 5º-6º (empatado con Botvínnik, por detrás de Lilienthal, Bondarevsky, Smyslov y Keres). Además, los 6 primeros clasificados jugaron al año siguiente un «match-torneo» a 4 vueltas que se denominó Campeonato Absoluto de la URSS 1941, ganado por Botvínnik y donde Boleslavsky terminó 4º. El total, jugó 11 campeonatos de la URSS entre 1940 y 1961.

En los siguientes años, quedó 2º en el Campeonato de Moscú 1942 (a un punto de Smyslov), 3º en el XIII Campeonato de la URSS 1944 (por detrás de Botvínnik y Smyslov), y 2º en el XIV Campeonato de la URSS 1945 (por detrás de Botvínnik y por delante de Bronstein), consiguiendo así el título de Gran Maestro de la URSS.

En 1945 jugó como tercer tablero en el match por radio URSS-USA, entablando con Fine la primera partida, y ganando la segunda por la que obtuvo el premio a la mejor partida (la URSS venció con un abultado 15,5-4,5). Participó por primera vez en un torneo internacional en Groningen 1946, el primer gran torneo después de la II Guerra Mundial, donde finalizó 6º-7º (el vencedor fue Botvínnik, por delante de Euwe y Smyslov). A continuación quedó 2º en el XV Campeonato de la URSS 1947 (imbatido, a un punto de Keres y un punto por delante de Smyslov), 2º-5º en Varsovia 1947 (ganó Gligoric), 3º-4º en el Memorial Chigorin Moscú 1947 (empatado con Smyslov, por detrás de Botvínnik y Ragozin), 3º en el Interzonal de Estocolmo (Saltsjöbaden) 1948 (por detrás de Bronstein y Szabó), 5º-7º en el XVII Campeonato de la URSS 1949 (por detrás de Smyslov, Bronstein, Géller y Taimánov) y 7º-10º Campeonato de la URSS 1950.

En el Torneo de Candidatos de Budapest 1950 se mantuvo invicto al frente de la clasificación casi todo el campeonato, pero, tras entablar con Bronstein en la antepenúltima ronda, se conformó con tablas rápidas en las dos últimas confiando en que su colega y amigo, que le pisaba los talones, no sería capaz de ganar ambas partidas. Pero precisamente esto fue lo que hizo Bronstein (derrotando a Stahlberg y Keres), por lo que tuvieron que jugar un match de desempate a 12 partidas que finalizó 6-6. Se jugaron dos partidas adicionales, perdiendo Boleslavsky en la segunda (en total +3−2=9) y dejando así pasar la oportunidad de su vida de enfrentarse a Botvínnik por el Campeonato del Mundo.

Boleslavsky y Bronstein analizando en presencia de Furman. Budapest, 1950.Boleslavsky y Bronstein analizando en presencia de Furman. Budapest, 1950.

Boleslavsky fue uno de los 27 primeros jugadores que recibieron el título de Gran Maestro creado por la FIDE en 1950.

En 1951 se trasladó a Minsk y se proclamó campeón de la ciudad (título que repitió en 1953/54). Ese mismo año 1951, trabajó como segundo de Bronstein en su agitado match contra Botvínnik. Ganó el Campeonato de Bielorrusia en 1952, y también venció doce años después, en 1964.

Participó en una sola olimpiada, en Helsinki 1952, consiguiendo 7 puntos de 8 (+6=2-0), contribuyendo así a la medalla de oro de la URSS, con tan solo 1,5 puntos por delante del equipo argentino (Najdorf, Bolbochán, Eliskases, Pilnik, Rossetto).

En 1952 terminó 4º-5º en el XX Campeonato de la URSS (empatado con Tolush, por detrás de Botvínnik, Taimánov y Géller), y 4º-6º en Bucarest 1953 (empatado con Spássky y Szabó, por detrás de Tolush, Petrosián, y Smyslov).

En el Torneo de Candidatos de 1953 finalizó 10º-11º (empatado con Averbakh). A partir de ese momento ya nunca más se clasificó para el ciclo por el campeonato mundial, y se centró más en su trabajo como teórico y entrenador.

En 1956 terminó 8º en el XXIII Campeonato de la URSS (vencieron empatados Spássky, Taimánov y Averbakh), y ese mismo año, fue segundo de Smyslov en el Torneo de Candidatos de Ámsterdam 1956, donde éste venció y obtuvo el derecho a enfrentarse por segunda vez contra Botvínnik, consiguiendo el título mundial en 1957.

En 1957 quedó 9º en el XXIV Campeonato de la URSS (venció Tal seguido de Keres y Bronstein), 2º en el Campeonato de Bielorrusia en los años 1957, 1959, 1960 y 1961, terminó 9º-10º en el XXV Campeonato de la URSS 1958 (empatado con Kórchnoi, ganó Tal, seguido de Petrosián y Bronstein), 12º-13º en el XXVIII Campeonato de la URSS 1961 (empatado con Bronstein, que tampoco tuvo su mejor actuación; ganó Petrosián, seguido de Kórchnoi, Stein y Géller), y 1º-2º en un poco importante Memorial Asztalos en Debrecen (Hungría) 1961.

Entre 1963 y 1969 fue segundo de Petrosián, ayudándole a conseguir el título mundial frente a Botvínnik, que revalidó en 1966 contra Spássky, aunque Spássky  se lo arrebató finalmente en 1969.

En sus últimos años, antes de su prematura muerte, Boleslavsky finalizó 2º en Estocolmo 1963/64 (a medio punto de Smyslov), 1º en el Campeonato de Bielorrusia 1964, y en 1968 capitaneó el equipo de la URSS que ganó el XV Mundial de Estudiantes en Ybbs (Austria). Su último torneo fue a los 52 años en el poco importante Memorial Alexey Sokolsky en Minsk 1970/71, donde quedó en los puestos 5º-6º (el ganador fue Kapengut).

Aunque aquí no los menciono, también participó en multitud de torneos por equipos.

No publicó ningún libro, pero destacó escribiendo numerosos artículos y tratados de aperturas. Su mayor aportación a la teoría posiblemente sea la Variante Boleslavsky de la Defensa Siciliana (1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 Cc6 6.Ae2 e5), una estructura a la que también se denomina «El agujero de Boleslavsky», en referencia a la teórica debilidad de la casilla ‘d5’, y que es habitual en otras variantes de la Siciliana, como por ejemplo en la Variante Najdorf.

Boleslavsky, Bronstein y Géller fueron los primeros jugadores que popularizaron la Defensa India de Rey y contribuyeron enormemente al desarrollo de la teoría de dicha apertura.

La Defensa Siciliana y la Variante del Dragón

La Variante del Dragón de la Defensa Siciliana es una de las más grandes y conocidas aperturas que han ido desapareciendo del mapa con el paso del tiempo. El famoso Ataque Yugoslavo (o Rauzer) de las blancas, con el plan estándar f3 (sosteniendo e4 y apoyando el avance g4), enroque largo y ataque a la bayoneta contra el enroque corto, ha llegado a pulirse tanto que prácticamente las negras no tienen defensa ni tiempo para organizar una ofensiva contra el rey blanco en el ala opuesta, incluso siendo jugado mecánicamente por jugadores de poco nivel.

Obviamente ésta es la teoría, luego hay que acordarse de todas las variantes y no equivocarse sobre el tablero, así que todavía siguen existiendo defensores del Dragón, más aún en partidas en las que el jugador de las piezas negras tiene mayor nivel que su rival y conoce a la perfección todos los entresijos de cada línea.

Pero como digo, no deja de ser un riesgo, ya que, a diferencia de otras aperturas en las que normalmente se van encontrando mejoras para ambos bandos, en este caso parece que la balanza se ha inclinado definitivamente a favor de las blancas. Es por ello que muchos amantes del fianchetto de rey en la Siciliana se han pasado a la Variante del Dragón Acelerado, donde todavía la teoría no ha dicho la última palabra para ninguno de los dos bandos.

Me permito reproducir aquí algunos extractos de mis viejos libros de aperturas de Máximo Borrell, en este caso el Volumen 2, «Aperturas Semiabiertas» (1975). En primer lugar, en lo que respecta a la Defensa Siciliana:

Defensa Siciliana

«Esta defensa surgió a fines del siglo XVI como expresión de la desconfianza que inspiraba la respuesta 1… P4R, seriamente hostigada por los peligrosos ataques que el blanco organizaba.

El autor siciliano G. C. Polerio, en un manuscrito que data de 1594, menciona por primera vez la jugada 1… P4AD. Sin embargo, esta respuesta no gozó en un principio de gran popularidad: por ejemplo, no se cita en los tratados de aperturas de Salvio (1604), Greco (1619), Stamma (1737), ni en la primera edición del famoso «Análisis del Juego del Ajedrez», de Philidor, publicado en 1749. El ajedrecista italiano Cozio la analiza en 1766 en su libro «El Juego del Ajedrez».

La Defensa Siciliana fue empleada en algunas ocasiones por Morphy (a finales del siglo XVIII), pero empieza a practicarse con frecuencia a raíz de los matchs Mac Donnell-La Bourdonnais (Londres, 1834/1835), en los que de un total de 85 partidas se jugó 19 veces (por La Bourdonnais). A partir de esta fecha la han empleado infinidad de maestros (Staunton, Saint-Amant, Lowenthal, Anderssen, Paulsen, Tartakower, Euwe, etc.) y hoy por hoy es la defensa más practicada. Reunir todo lo que actualmente se sabe sobre ella requeriría entre quince y veinte tomos como el presente.

En la actualidad, los maestros más famosos utilizan la Defensa Siciliana: Fischer, Najdorf, Gligoric, Tal, Boleslavsky, Botvinnik, Reshevsky, Polugajevsky, Pomar, Petrosian, etc.»

Más adelante, comenta lo siguiente acerca de la Variante del Dragón Acelerado (4…g6):

Variante del Dragón Acelerado

«La Variante del Dragón se plantea con el desarrollo del AR por «fianchetto» después de …P3D; en cambio, ahora se pretende especular con la posibilidad de realizar …P4D directamente, sin perder un tiempo.

Se trata de una defensa muy popular en la actualidad. En muchos casos traspone a posiciones de la Variante del Dragón.

El blanco dispone de dos continuaciones principales: 5 C3AD, para realizar un juego de piezas, y 5 P4AD, de tendencia posicional.

  • Continuación 5 C3AD. La idea de 5 C3AD es, por una parte, terminar rápidamente el desarrollo de piezas y, por otra, impedir que el negro especule sobre la casilla 4D, donde se halla el Caballo.
  • Continuación 5 P4AD. Hasta hace relativamente pocos años se estimaba que este avance (formación Maroczy) concedía una gran superioridad al blanco. Hoy se sabe que el segundo jugador, mediante la presión sobre 5R y 5D combinada con varios cambios de piezas menores, consigue una posición perfectamente defendible. El principal inconveniente es que el negro difícilmente puede aspirar a la victoria.»

Finalmente, sobre la Variante del Dragón tenemos:

Variante del Dragón

«El nombre de la variante se debe al maestro ruso Dus Chuotimirsky, de profesión astrónomo: la estructura de peones le recordaba la constelación del Dragón.

La Variante del Dragón goza de muchos partidarios aunque, en general, se considera peligrosa ante un jugador combinativo. Para practicarla con éxito ante cualquier adversario es necesario conocer muy detalladamente, todas las sutilezas y, muy en particular, los temas de contrajuego, que mediante entrega de pieza o calidad, desbaratan el ataque del blanco trasladando el juego a un final muy difícil.»

Bueno, creo que después de este sabio y conciso análisis, no me queda más que añadir, ya que libros, estudios y vídeos, tanto sobre la Siciliana como sobre la Dragón, hay a cientos, y no es éste el sitio para extendernos ni ponernos a analizar miles de variantes… Una explicación general bastante amplia la podéis encontrar en el artículo de la Wikipedia en español y, como casi siempre, más completa en inglés.

Quizás sólo cabe señalar, como resumen final a estos párrafos del año 1975, que la Defensa Siciliana sigue siendo una de las armas más utilizadas por todos los jugadores del planeta, cada cual con sus gustos y predilecciones por las distintas líneas, pero entre las que la Variante del Dragón no goza de las mayores preferencias…

Boleslavsky-Géller, Zúrich 1953

Siempre que reviso una de las partidas comentadas por Bronstein, jugadas además por dos grandes maestros de primera fila, me da «un poco de apuro», por no decir bastante vergüenza, realizar correcciones sobre sus análisis. Hoy en día es muy fácil encontrar en pocos minutos los errores y las mejores alternativas a cada jugada, ya que sólo hace falta disponer de un ordenador (computadora) medianamente potente, y de un buen módulo como Stockfish, por no decir el mejor, que además es gratuito.

Más de una vez he visto comentarios en retransmisiones de Chess24 donde muchos jugadores (normalmente «malos jugadores»…) se mofan de los errores de los profesionales, y parecen autoconvencerse de que porque ellos han visto la jugada correcta, o incluso simplemente porque el módulo la sugiere en pantalla, ya se creen unos fenómenos del tablero, cuando en realidad sólo son unos maleducados. Es una pena que no puedan enfrentarse contra esos jugadores, y también parece mentira que no sean conscientes de la cantidad de errores que ellos mismos cometen en sus partidas, seguramente porque ni se molestan en analizarlas. A todos ellos les sugiero hacer dos cosas para volver a su realidad ajedrecística: primera, mirar su Elo FIDE y el puesto que ocupan en su ciudad, provincia, región o país; y segunda, echar unas cuantas partidas online, contra jugadores más fuertes que ellos, para despertar de su sueño…

Dicho esto, queda claro que lo único que pretendo con mis artículos es incluir en las partidas los análisis del módulo con las jugadas correctas, así como intentar explicar por qué unas jugadas son buenas y otras no, cosa que no siempre es posible, ya que averiguar por qué un módulo elige una jugada requiere a veces seguir hasta el final sus variantes de 20 jugadas o más, lo que llevaría muchas más horas de trabajo de las que ya le dedico…

Tal como dije al principio del artículo, Bronstein, quizás influenciado por el resultado de la contienda, parece dar a entender que las negras conservan posibilidades de lucha casi desde la misma apertura (véanse los comentarios a la jugada 13 de las blancas). Sin embargo, Stockfish demuestra con sus cálculos precisos todo lo contrario, y son las blancas quienes tienen una ventaja prácticamente ganadora hasta la jugada 14, que es donde dejan escapar sus oportunidades.

A partir de la jugada 17, en un complicadísimo medio juego, y hasta el momento en que las blancas tiran la partida en el final en la jugada 30, se producen una serie de errores y omisiones tácticas que solamente hacen resaltar una realidad que conoce cualquier ajedrecista: ¡qué difícil es el ajedrez!, y sobre todo, ¡qué difícil es la Siciliana!

Una vez aclarado todo esto, que sea el lector quien se deleite con los análisis y combinaciones de la misma (Stockfish 11, Intel Core i7-920 2.66GHz 4 núcleos).

En cuanto hagáis clic en una jugada aparecerá el tablero, que podréis mover a donde menos estorbe (debajo del tablero tenéis un botón para girarlo, y otro para descargar la partida en formato PGN).

Saludos.

2 Comments

  1. José Manuel Sanz

    Excelentes tus artículos!
    La reseña histórica inicial es muy buena y oportuna
    Muchas Gracias
    JMSanz
    Merida. Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
https://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif